Internado médico de pregrado

Actualmente prácticamente todas las escuelas y facultades de medicina en el país consideran al internado médico como un periodo académico obligatorio de la práctica médico-quirúrgica, previo al servicio social y a la titulación. Se siguen los estándares de calidad que las mismas escuelas deben cumplir para garantizar una educación médica acorde a las necesidades de nuestra sociedad. 

El internado médico permite integrar y aplicar los conocimientos, habilidades y actitudes aprendidas en los cinco años precedentes de la carrera, a las acciones médicas concretas, tal como se realizan en una unidad hospitalaria. Las actividades medicas comprenden principalmente el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades más frecuentes en nuestro medio así como la prevención y rehabilitación en seis áreas fundamentales: medicina interna, pediatría, gineco-obstetricia, cirugía general, urgencias y medicina familiar.

El interno de pregrado se comporta como parte integral del equipo médico hospitalario y se sujeta a las disposiciones de tipo técnico y administrativo que establece el hospital. Es indudable que este período académico permite al alumno tener, tal vez por única vez, una experiencia personal de asistencia en el ámbito hospitalario, mismo que es un complemento apropiado de su formación como médico cirujano. El alumno puede tener en un lapso relativamente breve y en forma secuencial, experiencias significativas de aprendizaje  en áreas fundamentales que le permiten integrar sus conocimientos en la atención de pacientes en un contexto hospitalario, sin descuidar el aspecto humanitario, familiar y de la comunidad que caracterizan a Médica Sur.